La pandemia acelera el cierre de oficinas de la banca

Suma y sigue. La transformación de la banca continúa. El ERE anunciado por Sabadell vuelve a poner sobre la mesa cómo la banca está adelgazando plantilla y cerrando oficinas. El objetivo es buscar la rentabilidad reduciendo costes, mientras apuesta por los canales digitales. 

En septiembre de 2008, en pleno boom inmobiliario cuando el crédito fluía a borbotones, España registró su récord de sucursales con 45.707, según los datos de Banco de España. Ahora, los últimos datos del regulador muestran que en marzo de este año quedaban 21.612 sucursales de entidades de depósito. 

La minería de Bitcoin consume el 0,5% de toda la electricidad utilizada a nivel mundial y 7 veces el uso total de Google, según un análisis

Al cierre del primer trimestre de 2020, justo antes de que la pandemia golpeara a España, los datos del Banco de España mostraban que había 23.565 oficinas en España de entidades de depósito. En estos meses, la red se ha reducido así en 1.953 oficinas, algo más de un 8,2%. 

Parte de esta reducción de oficinas, se debe al ERE de Santander que se cerró en julio de este año con la salida de 3.572 personas de sus servicios centrales y de su red de sucursales en paralelo al cierre de 999 sucursales. En el ajuste quedaría pendiente cerrar otras 34 oficinas más, según informa EFE. 

Una reducción que seguirá este año. La propuesta del ERE de Sabadell, que está en negociaciones con los representantes de los trabajadores, recoge el cierre de 320 oficinas (alrededor de un 20% de su red) y la salida de 1.936 personas. En línea con los últimos movimientos de la banca como el de CaixaBank con su fusión con Bankia o BBVA que ha acordado su primer ERE en la filial española del grupo. 

La banca destruye 94.000 empleos desde el pico de la burbuja: la tormenta perfecta de robots y fusiones reduce un 35% la plantilla y el recorte todavía no ha terminado

En un momento de tipos negativos que complica el negocio bancario tradicional, la banca ha aprovechado el auge de los canales digitales derivado de la pandemia para acelerar el proceso. 

El confinamiento duro vivido entre marzo y junio de 2020 aumentó el uso de internet y se aceleró la adaptación de canales telemáticos, incluso entre perfiles más reticentes. A pesar de que las sucursales bancarias estuvieron abiertas durante ese periodo, como un servicio básico esencial, las entidades promovieron el uso de los canales digitales explicando a los clientes cómo darse de alta, usar su app o la firma digital. 

Los últimos grandes ERE van acompañados del cierre de miles de sucursales 

En los últimos meses, las entidades han seguido anunciando grandes ajustes de empleo acompañados de cierres de oficinas. En total, entre CaixaBank, BBVA y Sabadell se cerrarán unas 2.300 sucursales más. 

CaixaBank tras fusionarse con Bankia acordó con los sindicatos un ajuste de empleo 6.452 trabajadores. Las negociaciones con los representantes de los trabajadores se saldaron con que el proceso fuera voluntario. Finalmente, 8.246 empleados, un 27,8% más de las salidas pactadas, se han apuntado al ERE. 

Este recorte laboral ha ido acompañado del cierre de parte de la red de CaixaBank y Bankia. En total, en paralelo a las salidas se prevé el cierre de unas 1.500 oficinas, que supone el 27% de la red. 

Antes del verano también se cerraron las negociaciones del ERE de BBVA para sus servicios centrales y su red de sucursales en España. La entidad pactó con los sindicatos 2.735 salidas y 210 excedencias incentivadas. Finalmente, han recibido 5.216 peticiones de adhesión voluntaria al procedimiento de despido colectivo. 

En el caso de las sucursales, BBVA tiene previsto el cierre de 480 oficinas entre julio y noviembre. 

Además de estos grandes ERE, queda pendiente conocer exactamente cuáles serán las consecuencias tanto laborales como de oficinas de la fusión entre Unicaja y Liberbank que se selló el 30 de junio con la inscripción de la operación en el Registro Mercantil de Málaga.

Aunque la entidad no ha dado todavía cifras del número de salidas y cierres que habrá, algunos analistas ya han hecho sus estimaciones que apuntan al recorte de entre 1.000 y 2.000 empleados junto con el cierre de unas 400 oficinas.