"Los empleados de banca también estamos hartos" | Opinión

Esto es solo una pequeña parte de lo que llego a escuchar en la oficina cada día. Cientos de clientes enfadados con el banco, pero... ¿y los empleados? Somos esas personas que estamos en medio, nos comemos los enfados de los clientes y la presión del banco, pero vamos aguantado.

¡Ya no se aguanta nada! No solo sufren los clientes, nosotros también. Nos machacan con una presión comercial que es insufrible, queriendo que se obtenga un mínimo de reto semanal, y para ello 'quemamos' al cliente.

El cliente no quiere saber nada de seguros, quiere saber que su dinero está a buen recaudo y que nosotros lo sabemos gestionar, que para eso somos gestores o eso dice la entidad bancaria, porque la realidad es que somos vendedores. Si fuese por los clientes, no pondrían ni el dinero en el banco, nos ven como su enemigo, y la verdad es que no me extraña. Hemos entrado en un círculo vicioso: el banco presiona y quema a los empleados, estos queman a los clientes y los clientes odian al banco por esta presión.

Me encanta la ironía de algunas entidades que dicen: "¿Nos tomamos un café? ¿Hablamos?". Pero yo digo, ¿para qué? Si tampoco haréis caso a lo que os piden ni los clientes ni los empleados.

Empezad a cuidarnos y nosotros cuidaremos a los clientes.