Las financieras de consumo marcan el paso a los bancos: suben un 5% el sueldo a la plantilla

Las financieras de consumo se han adelantado a los bancos en su decisión de incrementar el salario de la plantilla para compensar el alza de la inflación. El acuerdo sellado hace unos días entre las patronales del sector Asnef y Aelr con los sindicatos, según ha podido saber THE OBJECTIVE, permitirá a los trabajadores de estas firmas cobrar como mínimo un 5% más, incluyendo complementos.

Con este pacto las financieras, buena parte de las cuales pertenecen a las entidades, marcan de esta manera el paso a los grupos bancarios, que en los próximos días pondrán en marcha la comisión para revisar el convenio colectivo actual con la finalidad de mejorar la retribución de los empleados.

Los establecimientos financieros de crédito, de acuerdo con el pacto alcanzado, elevarán las tablas salariales un 4,5% en 2022 a la plantilla. Además, otorgarán un día más de vacaciones a su personal, que en términos de incremento retributivo equivale a un 0,5% adicional, abonarán pagas adiciones de entre el 1 y el 1,7% en función de los resultados que cada empresa obtenga en el presente ejercicio.

Del mismo modo, la revisión del marco sectorial de las financieras estipula distintos abonos por otras partidas. Así, fija en 0,36 euros la compensación por kilometraje, es decir, por el uso de los vehículos propios para el trabajo, y un plus de trabajo a distancia o movilidad, de 3,96 euros al día.

El aumento de las financieras lo quieren los trabajadores de la banca

La subida salarial de estas firmas coincide con los reclamos que van a hacer los sindicatos en los bancos. Los representantes de los trabajadores de las entidades tienen previsto solicitar al menos un alza en sus retribuciones del 5%. Las negociaciones formales comenzarán el día 29 de este mes, cuando la patronal AEB ha convocado la comisión del convenio que rige, entre otros, al Santander, BBVA, Sabadell y Bankinter.

La CECA, que agrupa a Caixabank y al resto de antiguas cajas de ahorros, aún no ha movido ficha en este sentido, a la espera de que se celebren las elecciones sindicales en el sector. Se espera que en diciembre comience las conversaciones para llevar a cabo un incremento de las retribuciones.

Hay que tener en cuenta que tanto los sindicatos como las patronales vienen analizando la situación desde la pasada primavera, cuando tanto AEB como CECA lanzaron un observatorio para estudiar medidas con las que mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores del sistema ante la escalada de la inflación.

Las financieras cuentan en la actualidad con una plantilla global de 4.000 trabajadores, según las últimas cifras del Banco de España. En los últimos tiempos su composición apenas ha variado y estas firmas no se han visto afectadas por el ERE que han puesto en marcha los bancos tras la pandemia para unos 19.000 personas. Si bien el número de empleados es sustancialmente más bajo que hace un decenio, cuando superaba los 7.000.

El aumento de los salarios de los establecimientos de crédito se produce en un momento de recuperación de la actividad, pero en vísperas de una recesión económica en España y de un repunte de la morosidad. Los préstamos al consumo que ofrecen las financieras son los primeros que entran en impago, antes que las hipotecas, por lo que se prevé que su rentabilidad empeore a partir de ahora.

Por ahora, la morosidad de las financieras de crédito está bajo control y se ha reducido en los últimos meses, después de que a principios de año, tras la invasión de Ucrania y la incertidumbre desatada, superara el 7%, un nivel no visto en seis ejercicios. En la actualidad, se sitúa en el 5,1% al contar con 2.700 millones de préstamos insolventes.

Las financieras sufrieron una caídas de las ganancias en 2020 y 2021 como consecuencia de los efectos de la pandemia, pero a lo largo del presente ejercicio están registrando un aumento del 25,5%. Los beneficios de los establecimientos de crédito se situaron entre enero y agosto en 423 millones de euros.

El volumen de actividad de estas firmas está en ascenso, tras dos años de descensos, con un avance del 8,2%. La cartera de préstamos de la financieras alcanza los 53.456 millones, frente a los 49.400 millones de hace doce meses. Este incremento ha sido posible en un momento en que la venta de vehículos (una de los principales negocios) no termina de despegar.