Sólo un 25% de trabajadores se atreve a hablar de su salud mental en trabajo

Sólo uno de cada cuatro trabajadores se atreve a hablar de su salud mental en el puesto de trabajo, según una encuesta entre expertos en distintos sectores vinculados a la salud mental y a la pequeña y mediana empresa que ha liderado el Servicio de Psiquiatría del Hospital del Mar de Barcelona.

En el estudio, que publica la revista 'European Archives of Psychiatry and Clinical Neuroscience', han participado sesenta expertos de Albania, Alemania, Australia, España, Finlandia, Hungría, Irlanda, Kosovo y Países Bajos.

La encuesta forma parte del proyecto Mental Health Promotion and Interventional in Ocupational Settings (MENTUPP) y ha estado liderada por los doctores Benedikt Amann, Ana Moreno-Alcázar, Víctor Pérez y la investigadora Bridget Hogg, todos ellos profesionales del Hospital del Mar y del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM-Hospital del Mar).

Los participantes en el estudio respondieron a un cuestionario que cubría los diferentes aspectos relacionados con el abordaje de la salud mental en el puesto de trabajo en las pymes.

La mayoría contestaron que hablar de estos temas está mal visto y arrastra un estigma, tanto por parte de los empleados como por parte de los mandos.

A su vez, destacaron la falta de información sobre intervenciones destinadas a ayudar a mandos y trabajadores con problemas de salud mental, así como la carencia de estudios en los sectores de la salud, la construcción y las nuevas tecnologías y de evidencia sobre cómo afrontar estas situaciones.

"El estudio demuestra que existe un estigma enorme en las empresas sobre estos temas, que no se habla de ello por miedo a ser excluidos o a sufrir represalias", ha explicado Benedikt Amann, autor principal del trabajo y psiquiatra del Instituto de Neuropsiquiatría y Adicciones del Hospital del Mar e investigador del IMIM y del CIBERSAM.

En este sentido, el 68% de los expertos ratificaron que prácticamente no se ofrece apoyo en estas circunstancias en el puesto de trabajo y que no existe material para hacerle frente.

Además, consideran que las situaciones relacionadas con la salud mental se esconden (lo aseguran casi el 80% de las respuestas), mientras que sólo una minoría siente que los mandos aceptan que se hable abiertamente de estas cuestiones.

Por este motivo, la primera firmante del trabajo, Bridget Hogg, asegura que "es esencial que los empleados reciban un mejor apoyo para su salud mental, y para ello, los supervisores necesitan formación y guías específicas sobre este ámbito".

Las guías para hacer frente a los problemas de salud de un trabajador, para preparar su regreso después de una ausencia por un problema de salud mental e información sobre la depresión o ansiedad son los documentos más valorados por los expertos que han participado en el estudio.

Para ellos, la lucha contra el estigma y el acoso son los principales caballos de batalla para hacer frente a la situación actual, que se calcula que generará un gasto de 6 billones de euros en el año 2050.